parahacerseoir.org  |  PHO
Al Colegio de Psicólogos de Santa Fe: ¡reviertan injusta medida contra María Belén Catalano que actuó con profesionalismo y ética irreprochables!
Miercoles 3 May 2017, 21:42 pm  |  Compartir en:      
Lic.
Mónica Miel
Presidenta del Colegio de Psicólogos de Santa Fe
c/c María Florencia Pacitti
Vicepresidente

De mi consideración:

Me dirijo a ustedes para manifestarle mi profundo rechazo a la sanción aplicada –suspensión de la matrícula por seis meses y un apercibimiento público- a la Psicóloga María Belén Catalano, perteneciente a la organización Grávida, por haber asistido en el Hospital Iturraspe de esa ciudad santafesina a una niña de 11 años embarazada tras una violación, ayudándola a tomar conciencia de la existencia de vida humana desde el primer instante de la concepción, en virtud de lo cual la niña con el decidido apoyo de sus padres desistió de someterse a una práctica abortiva.

Pretende usted justificar tan injusta medida aduciendo que el Tribunal de Ética del Colegio de Psicólogos de Santa Fe analizó el caso y concluyó que “está absolutamente prohibido para los psicólogos influir en sus consultantes de acuerdo a convicciones políticas, religiosas del propio psicólogo”. (Cfr. ANRED, Agencia de Noticias).

Ahora bien,
la Psicóloga sancionada tan injustamente más bien merecía una distinción honorífica porque actuó con un profesionalismo y una ética irreprochables, fundamentada en una verdad científica irrefutable como lo es la existencia de vida humana desde el primer instante de la concepción. Verdad que constituye, para la Academia Nacional de Medicina “un hecho científico con demostración experimental y no un argumento metafísico o una hipótesis teológica.” (Cfr. Plenario de la Academia Nacional de Medicina en su Sesión Privada del 28 de Julio de 2004.
Actuación profesional irreprochable coronada, además,
por el éxito de haber salvado la vida humana del bebé, como también haber evitado el grave riesgo que corría la niña si se hubiera sometido al aborto, proporcionándole paz y alegría pues ella, al ingresar al quirófano, le dijo con paz a su mamá: “elegí que el bebé se quede con una familia que lo haga feliz”, bebé al cual hasta ya le eligió el nombre: Francisco.
Por otra parte, de no haber sido así, al trauma del abuso sufrido, la niña hubiera sumado el trauma del aborto, al que se refirió el célebre Dr. Nathanson en el Colegio de Médicos de Madrid, lo que evitó la Psicólogo María Belén Catalana ayudando a la niña a ubicar en tiempo y espacio la realidad de los hechos. Aún más y desde el punto de vista del Derecho y los Tratados de Derechos Humanos de jerarquía constitucional, la Ley Nacional Nº 23.849 aprobó la Convención sobre los Derechos del Niño, defendiendo los principios proclamados en la Carta de las Naciones Unidas, en tanto obliga a los Estados a
“…asegurar al niño la protección y el cuidado que sean necesarios para su bienestar, teniendo en cuenta los derechos y deberes de sus padres, tutores u otras personas responsables de él ante la ley…” (art. 3.2. de dicha Convención).
No está demás aclarar que la Convención protege a la niña de 11 años y a todo ser humano menor de esa edad, aún las personas por nacer, según la Ley 23.849 y el actual Código Civil y Comercial de la Nación (art. 19).

Precisamente,
de no haber actuado como lo hizo, la Psicóloga María Belén Catalano, habría sí transgredido el Código de Ética del Colegio de Psicólogos según el cual cuando el mismo “establece un principio superior al exigido por la ley (…) los psicólogos deberán cumplir con el principio ético más elevado” y “en caso de contradicción, aún parcial, entre dos bienes protegidos los psicólogos procederán siempre según el criterio ético de optar por el que ocupe el lugar más alto en la escala valorativa.”
¿Qué más alto en la escala valorativa que la vida humana del bebé en gestación –sin culpa alguna, por lo demás, por el modo como fue concebido- considerando incluso que, tanto cuanto se dio a conocer, la gestante no estaba en peligro de vida?

Considérese, además, que la Psicóloga María Belén Catalano hubiera en realidad transgredido el Código de Ética profesional si se omitiera en su deber de asistir a la madre y al bebé en gestación porque habría faltado al compromiso de
“hacer propios los principios establecidos por la Declaración Universal de los Derechos Humanos" -razón por la cual- “no participarán en prácticas discriminatorias.”
(Cfr. 1, A)

Por todo lo anteriormente expuesto,
solicito a usted el inmediato levantamiento de la sanción a la Psicóloga María Belén Catalano y que, a través de un comunicado al que se le de la misma difusión que al anterior, restablezcan ante la opinión pública su honor profesional y la verdad de los hechos.
Sin otro particular, saludo a usted atentamente

Envíe esta nota de protesta al Colegio de Psicólogos de Santa Fe haciendo clic en:
http://www.parahacerseoir.org/?e=peticiones&id=87
Adm   |   Copyright 2017   ©   Para Hacerse Oír-Hablemos Claro   |   Todos los derechos reservados   |   web design Triliton